Varillas Radiestesia


Las varillas de radiestesia son también conocidas por varillas duales o de Rod.

Se caracterizan por ser dos varillas iguales de metal en forma de “L” y un ángulo exacto de 90 grados, el brazo más corto tiene unos 10 ó 15 cm y el brazo largo mide entre 20 a 40 cm (es el que da la respuesta). Algunas tienen un mango, no resulta imprescindible que lo lleven, aunque facilita el movimiento oscilatorio en ellas.

 

Las varillas duales poseen dos movimientos principales:

-          Hacia afuera (alejándose una de la otra), la respuesta es negativa.

-          Hacia adentro (uniéndose en el centro formando una X), la respuesta es positiva.

*Hay gente que utiliza una sola varilla, aunque su uso de este modo no es tan común como el de las dos varillas juntas.

 

Utilizando las varillas de radiestesia podemos detectar elementos naturales (corrientes de agua, pozos subterráneos, ríos, lagos), vetas de minerales a cualquier profundidad (cobre, plata, oro, etc.), así como en las propias personas o animales mediante la radiestesia con la ayuda de un péndulo, podemos sentir como se encuentra su campo energético y sus Chakras.

 

FORMA DE USO - VARILLAS DE RADIESTESIA

Es muy importante saber coger las varillas de radiestesia correctamente.

La forma de correcta de coger las varillas es similar a como cogeríamos dos pistolas: con las manos cerradas, pero sin presionar fuertemente para permitir el libre movimiento. Los brazos deben quedar a la altura de nuestro abdomen, y la parte más larga de las varillas deben permanecer paralelas al suelo.

Primero comenzamos con un pequeño ejercicio mental, intentamos dejar nuestra mente en blanco inspirando aire profundamente por la nariz, lo retenemos un poco, y después realizamos la expiración lentamente. Esto al menos tres veces antes de recitar esta orden (puede ser mentalmente): “yo deseo ser consciente del inconsciente y saber si estoy capacitado para obtener respuestas a través de las varillas”. Dicho esto, y con las varillas en posición, lo lógico sería que estas se cruzaran o se separaran como signo de afirmación.

Podemos comenzar practicando con cosas simples al principio hasta que dominemos su uso.

Ejemplo: localizar una vena de agua subterránea. Buscamos un pozo que ya esté abierto y nos situaremos a 2 o 3 m. del brocal. Repetimos el ejercicio mental anteriormente descrito, murmurando en este caso “deseo ser consciente de las venas de agua subterráneas de este lugar”. Seguidamente comenzamos a caminar en círculo y despacio alrededor del pozo. Y, al completar el círculo, las varillas se nos deben haber cruzado solas en dos ocasiones, marcando la vena de agua que lógicamente debe atravesar el pozo.


Si tienes cualquier duda o necesitas asesoramiento sobre la radiestesia y terapia holísitca, no dudes en contactarnos y estaremos encantados de orientarte.

Vista