Esencias Alquímicas

¿QUÉ SON LAS ESENCIAS ALQUÍMICAS? 


A través de la inspiración y la compañía continua de María Magdalena han nacido lo que Ella llama “Los trece alquímicos de la transformación”.


Son aguas que, a través de un proceso concreto y lleno de Luz, reciben toda la información de cada una de las fórmulas de los aceites alquímicos y la energía y propósito con el que cada Ser y energía que da nombre a los aceites ha imbuido cada una de las Esencias Alquímicas, de uso interno y externo.                                                     


Cada una de las esencias alquímicas contiene la fuerza de los elevados Seres de Luz, que amorosamente han hecho posible la materialización de esta energía transformadora trayendo bendiciones para el alma y nuestras vidas.  

Cuando empiezas a trabajar con las esencias alquímicas, casi de forma inmediata, independientemente de cual utilices, comienzan a sentirse sus primeros efectos y una sensación de “todo está bien” empieza a instaurarse en el interior. Las esencias actúan enviando información al cerebro a través del olfato que comienza a hacer asociaciones incluso pudiendo traer a la memoria una sucesión de recuerdos ya olvidados , ya que el área del cerebro asociada al olor es la misma que la de la memoria, comenzando así un proceso de reconocimiento de aquellas emociones y pensamientos que estaban escondidos y bloqueados y que ahora a través del uso de cada aceite esencial alquímico se hacen conscientes y empiezan a transformarse hasta llevar al equilibrio.

 

 

¿PARA QUE SIRVE CADA ESENCIA ALQUÍMICA?

Brigid: Alineación de tus pensamientos, sentimientos, palabras y acciones, desarrollo y expresión de la integridad, protector frente a socks traumáticos.

Diosa Cósmica: Realización del plan Divino y propósito del alma.

Isis: Aporta a nivel energético confianza, ganas de resolver, esperanza, fuerza mental, emocional y física para actuar y volver al equilibrio. Protector frente a traumas y socks.

Gaia: Para desbloquear y disolver lo que limita el flujo de prosperidad, abundancia y la realización de proyectos.

Hékate: Cuando el enfado desaparece, solo queda el amor. Liberación de rabia, enfado, resentimiento, aporta objetividad.

Kwan Yin & Astrea: Limpieza energética profunda, liberación de energías de manipulación, purificación de pensamientos propios y ajenos, trasmutación kármica.

Lady Nada & Sananda: Desarrollo de la intuición y de las capacidades psíquicas. Canalización, aumento de las percepciones extrasensoriales, conexión con la Fuente Interior.

Luz de Ángeles: Protección, liberación de miedos, comprensión de otras realidades.

María Magdalena: Liberación y trasformación de recuerdos y shocks traumáticos, incluso aquellos generados por abusos físicos y emocionales. Sanación de heridas emocionales profundas, apertura del Chakra corazón, restablecimiento del flujo del amor, amor incondicional.

María, Divina Madre: Ver la verdad que se haya oculta tras las apariencias, sacar a la luz la verdad con valor, vivir la verdad, ser la verdad. Instauración de la pureza en el corazón.

Merlín: Determinación, impulso, iniciativa, movimiento, voluntad, perseverancia, paciencia, abandono de adicciones, abandono de conductas auto-destructivas.

Sanat Kumara & Venus: Relajación, concentración, equilibrio, ayuda en los estudios eliminando la dispersión, focalizando las energías mentales hacia aquello que se está haciendo, protección frente al dolor ajeno.

Sarah, Flor Eterna: Descodificación y recodificación de estructuras y patrones de limitación en cuanto al deterioro y envejecimiento del cuerpo físico se refiere, restructuración en la información del código genético en ADN/ARN. Reprogramación de los cuerpos sutiles y del cuerpo físico.



Se puede trabajar con varias de ellas al mismo tiempo, sin embargo no aconsejo más de tres pues como he dicho anteriormente es mucha la información que contienen y una combinación de un máximo de tres trae un efecto más profundo y rápido.

El tiempo aconsejable de administración continua seria de 40 días, aunque esto puede variar, se pueden sentir los efectos tan solo unos minutos después de tomarlas y algunos casos unos días después, cada sistema vibracional de cada persona asimila y actúa con mayor o menor rapidez, lo que si es importante es tomarlas durante un tiempo mínimo de 40 días para que se desarrolle, active o equilibre en la persona aquello que trabajan y que el resultado permanezca.


Vista
14 artículos